Además de las cuestiones económicas tradicionales, en Foro Económico Mundial en Davos se analizaron asimismo temas como el empleo descontrolado de las tecnologías de la ingeniería genética, la intervención médica en el cerebro humano, la prolongación artificial de la vida humana, la existencia de civilizaciones extraterrestres. 

La discusión, organizada con el respaldo de la revista Nature, recibió el nombre de Factor X y se parece más al guión de una película de ciencia ficción. 

Los científicos opinan que próximamente la humanidad tendrá a su disposición preparados médicos que pueden generar supercapacidad intelectual. Dado que ahora los científicos están trabajando en la creación de fármacos contra enfermedades como la de Alzheimer y la esquizofrenia, es probable que en el futuro aparezcan preparados para estimular la actividad cerebral en las personas comunes y corrientes. Ya existen los psicoestimuladores ritalin y modafinil, que activan la actividad cognoscitiva del cerebro. Si bien estas medicinas están siendo preparadas para personas que padecen enfermedades mentales, no se puede excluir que sean administradas a personas sanas para que recuerden mejor las informaciones y obtengan altos resultados en el trabajo o en los estudios. 

Los científicos coinciden en que el desarrollo de la supercapacidad humana es posible con ayuda de dispositivos electrónicos altamente tecnológicos: los experimentos han demostrado que se puede mejorar la actividad cerebral y la memoria implantando en el organismo sensores electrónicos. Pero este método es tecnológicamente complicado y difícilmente esté al alcance de una persona común, a diferencia de los medicamentos. No obstante, los científicos consideran que dentro de diez años la neurobiología alcanzará un nuevo nivel y los sensores electrónicos cerebrales estarán ampliamente difundidos. Pero cabe preguntarse: ¿resulta ético dividir a la sociedad en aquellos que pueden permitirse mejorar su actividad cerebral y aquellos no lo pueden hacer? ¿Deben tales preparados entrar en venta libre y se requiere para ello una base legislativa? 

Además existe el alto riesgo de que tales diseños puedan ser utilizados al servicio de intereses egoístas. Al incidir en el sistema neuromediador del cerebro no solo aumentan la memoria humana y la actividad cerebral, sino también influyen en el estado psicológico del hombre, haciéndolo gobernable y vulnerable a la programación de determinadas tareas. Además, semejante tecnología permite borrar la memoria, lo que puede causar un daño irreparable a la actividad cerebral del hombre. 

Otro tema discutido fue el de los problemas cada vez mayores que ocasiona la prolongación de la vida. Los novísimos diseños médicos permitieron prolongar la vida del hombre en un 35 %. No está mal, pero generan gastos para los pagos de los beneficios sociales y una superpoblación del planeta. 

Los especialistas estiman que la única solución es la eutanasia de los longevos, dado que merced al fomento de la medicina, incluso las personas más débiles y enfermizas pueden vivir hasta los noventa y cien años, lo cual contradice la ley de la naturaleza de que sobreviven los más fuertes. 

Otro tema de las discusiones fue el de la existencia de civilizaciones extraterrestres. Muchos líderes mundiales más de una vez hicieron declaraciones sobre la existencia de marcianos. Por ejemplo, en diciembre de 2012, el primer ministro ruso Dmitri Medvédev en una entrevista con la prensa bromeó: “No diré cuántos marcianos han entre nosotros, se podría generar pánico”. Pero esto no desvaneció el interés por el tema de la existencia de civilizaciones extraterrestres, prueba de lo cual fue la discusión entablada en el foro de Davos. 

Los expertos del foro coinciden en que como resultado de la conquista del cosmos la humanidad descubrirá una civilización extraterrestre y planetas habitables, y por eso exhorta a la comunidad mundial a prepararse para el encuentro con esa civilización y evaluar las eventuales amenazas de tal encuentro. También es necesario crear servicios especiales de detección de civilizaciones extraterrestres, que pueda prevenir la amenaza procedente del cosmos. 

No obstante, según los expertos, si se llega a descubrir a seres extraterrestres, la vida humana no variará mucho. Si bien será un descubrimiento sensacional, difícilmente influya de inmediato en la vida en la Tierra, aunque a largo plazo modificará la conciencia psicológica y fisiológica del ser humano. Incluso el descubrimiento de rudimentos de vida en otro planeta dará que hablar de la posible existencia de vida en el Universo, lo cual, por su parte, socavará los principios de la fisiología y la religión –subrayan los expertos del foro. 

Ahora, las imágenes que dejó el 2ndo super clásico:



Facebook

YouTube