Jerencio: Neon Genesis Evangelion



- ¿Quién sos?

-Jerencio.

-No, yo soy Jerencio.
-Yo también soy Jerencio. Los humanos tenemos dos yo. Uno que se observa a sí mismo, y el otro que es observado por los demás. Existe un Jerencio en tu mente, el Jerencio en la mente del Maisonier, y el Jerencio en la mente de los lectores. Tu preocupación está en el Jerencio de los demás.

-Solamente le temo al engaño.

-Temés ser lastimado, empezás a desconfiar de la gente, la olvidás y querés vivir de los recuerdos agradables.

-Es que esos recuerdos me mantienen vivo. Me detesto.

-Y ahora, ¿dónde estás?

-¿Qué es este lugar? ¿Internet? ¿El Maisonier? Es agradable.

-¿Es la felicidad? ¿Qué es la felicidad?

-No sé, pero creo que empiezo a comprender algo.

-¿Cómo son los demás con vos? ¿Son amables?

-Si

-¿Y por qué?

-¿Y por qué no? Digo, porque escribo acá. Me siento bien conmigo mismo y eso parece que lo notan. Esto me da un nombre, me da a conocer ante los demás como Jerencio. Justifica mi existencia, de quién soy y para qué estoy. El Maisonier, los lectores, mis amigos, todos me respetan y me felicitan.

-¿Entonces?

-Entonces debo seguir escribiendo. De lo contrarió seré un “Don Nadie”.

-Trabajá.

-Estoy trabajando, y muy duro. Por favor no sean estrictos conmigo, trato de dar lo mejor de mí.

-No soy duro con vos. Si lo considerás, este mundo no parece tan malo.

-Esperen, es cierto, este mundo no parece tan malo. Pero aún sigo detestándome.

-Sos vos el que decide si la realidad es detestable o no. Hay distintas realidades de acuerdo al punto desde donde mires las cosas, pero siempre vas a verla desde el lugar donde más cómodo te sientas. Hay que aprender a ver las realidades de los demás. Si te convenciste de que los demás te traicionan es porque no estás acostumbrado a la confianza, te resguardás y preferís mantenerte aislado porque te convenciste de ello.

-¿Entonces la gente confía en mí?

-¡Por supuesto, estúpido!

- Buenísimo. Pero todavía me detesto. Soy un cagón y un débil.

-Si al fin te conocés, podés cambiar para con los demás.

-Me odio. Pero si me quiero puedo quedarme acá. Si me quedo soy feliz, y los demás lo notarían. ¡Eso es! Yo no soy nada, sólo soy yo. ¡Deseo ser yo y quedarme acá, quedarme acá para siempre!

-¡Felicidades, Jerencio!

*Basado en la serie Neon Genesis Evangelion.

Autor: Jerencio.

Facebook

YouTube